Prueba de Vida

Prueba de Vida

Por qué Bitcoin es un organismo vivo

Publicado originalmente como "Proof of Life" el 7 de agosto de 2019 por Gigi. Traducido al español por Bob.

Ver el original


La definición de la vida ha sido un desafío similar tanto para científicos como filósofos. Mientras se han formulado muchas definiciones, aquello que diferencia con precisión lo que está vivo de lo que no lo está permanece esquivo. ¿Están los virus vivos? ¿Las moléculas de ADN? ¿Los virus informáticos? ¿Los minerales producidos biológicamente?

Ralph Merkle, inventor del hasheado criptográfico y quién dio nombre al árbol de Merkle, hizo el razonamiento de que Bitcoin es el primer ejemplo de una nueva forma de vida. En esta serie de artículos, me propongo tomar esta afirmación seriamente, explorarla en profundidad, y ver que se puede extraer de mirar a Bitcoin como un organismo vivo.


La primera parte establecerá que Bitcoin es de hecho un organismo vivo. La segunda parte se fijará más de cerca en los varios hábitats de Bitcoin, y cómo cambios en estos hábitats pueden afectar al organismo. En la tercera parte diseccionaremos el organismo de Bitcoin, tratando de comprender algunas de sus partes con más detalle. Por último, realizaremos el experimento mental de intentar matar a Bitcoin, para ilustrar la notable resiliencia de este organismo, extraño y descentralizado.

¿Qué es la Vida?

La pregunta de si algo está vivo o no dependerá obviamente de la definición que uno tenga de la vida. La vida es interminablemente compleja, así que no resulta sorprendente que responder a la pregunta "¿Qué es la Vida?" conduzca a multitud de respuestas. Especulaciones del New-age aparte, parece ser que la vida es un proceso, no una sustancia.

Podemos tratar de describir este proceso observando cosas que están vivas, y observando lo que hacen: tienden a crecer, reproducirse y responder. Heredan rasgos, están hechas de unidades más pequeñas (las células), y usan energía para mantener su estructura interna frente a la entropía.

Basado en Las Características de la Vida de Chris Packard, cc-by-sa 4.0

Desde la perspectiva de la física, los seres vivos son sistemas termodinámicos: utilizan las diferencias de energía en su entorno para mantener una organización molecular específica y crear copias de sí mismos. Termodinámicamente hablando, los sistemas vivos son capaces de reducir su entropía interna a costa de energía "gratis" tomada del entorno. Dicho brevemente, los seres vivos crean orden del caos.

Bitcoin está haciendo exactamente esto: toma energía del medio ambiente/entorno y pone cosas en orden, es decir, reduce su entropía interna. Lo consigue anexando bloques a una estructura bien ordenada. Algunos llaman a esta estructura la blockchain, otros la llaman un libro mayor distribuido. Yo me abstendré de usar ninguno de los dos nombres, ya que el nombre de esta estructura no es importante, y no ayuda a transmitir una verdad más profunda: que esta estructura es solo una parte de un sistema amplio y complejo, igual que la columna vertebral de los vertebrados. Es importante, sin duda. Pero distribuido o no, un libro mayor en sí es tan útil y está tan vivo como un saco de huesos.

Para entender por qué Bitcoin actúa animadamente tendremos que mirar más allá de palabrejas de moda y preguntarnos qué es Bitcoin realmente, de qué está hecho y cuáles son sus límites.

¿Qué es Bitcoin?

Comparado con la vida biológica, Bitcoin es bastante sencillo. Sin embargo, encontrar una respuesta a "¿Qué es Bitcoin?" no lo es.

Dependiendo de tu experiencia podría ser una red de ordenadores, una revolución financiera, un modo de proteger tu riqueza, un sistema de pago, una capa global para liquidaciones finales, una alternativa a la banca centralizada, dinero sólido, una economía paralela, un ejercicio de libertad de expresión, una burbuja, un esquema piramidal, un sistema de mensajería, un protocolo de comunicaciones, una base de datos ineficiente, dinero de internet, o todo lo mencionado anteriormente. En resumen, Bitcoin es diferentes cosas para diferentes personas.

Sea lo que sea Bitcoin, sin duda es una fuerza a tener en cuenta. Tiene vida propia, y por lo tanto plausiblemente, lo mejor es describirlo como un ser vivo.

Mucha gente parece haber llegado a esta conclusión independientemente. Bitcoin es descrito como un ejército de hormigas cortadoras de hojas en Mastering Bitcoin de Andreas M. Antonopoulos - un sistema biológico que trabaja conjuntamente sin un coordinador central. El ratel, un animal que se usa a menudo para referirse a Bitcoin (ya que no teme ni le importa nada) aparece en la tapa de Programming Bitcoin de Jimmy Song. Dan Held comparó la invención de Bitcoin con plantar un árbol, examinando la especie (código), la temporada (sincronización), el suelo (distribución) y el cultivo (comunidad) que eran esenciales para su éxito. Brandon Quittem postula que Bitcoin es más  parecido al micelio, la red subterránea que alimenta el reino de los hongos, y por lo tanto se entiende mejor como un organismo descentralizado.


¿Qué te está mordiendo la serpiente de la regulación y la banca centralizada mientras te la comes viva? ¡Al ratel le da igual! Y así como a un ejército de hormigas no le importa si la mitad de las trabajadoras son arrastradas por una inundación, a la red Bitcoin no le importa si la mitad de los nodos están fuera de línea mañana.

"Al ratel le da igual, al ratel no le importa nada"

-Randall


Memes como éste, especialmente si sobreviven y siguen siendo populares durante un largo periodo de tiempo, suelen estar en lo cierto, conceptualmente. Lo que la gente parece estar diciendo cuando se refieren a Bitcoin como al ratel es que, en esencia, Bitcoin se comporta como un animal que no puede ser controlado, no puede ser domado y que no le importan demasiado las externalidades.

A qué organismo en particular Bitcoin se asemeja más quedará como un ejercicio para el lector. Los ejemplos anteriores deberían meramente ilustrar el hecho de que múltiples autores dieron el salto intelectual de clasificar a Bitcoin como un ser vivo - un salto que yo considero fascinante, útil, y definitivamente, correcto.

Bitcoin es un organismo vivo, y deberíamos  tratar de entenderlo como tal si queremos vivir en armonía con él.

El organismo de Bitcoin

Como ha sido mencionado anteriormente, Ralph Merkle fue el primero en señalar que que Bitcoin puede verse como un ente vivo. Subrayó que Bitcoin ha generado una cantidad increíble de excitación dentro de la comunidad técnica, y trató de traducir esta excitación en algo qué todo el mundo puede entender: una nueva forma de vida.

"Brevemente, y no técnicamente, Bitcoin es el primer ejemplo de una nueva forma de vida. Vive y respira en internet. Vive porque puede pagar a gente para que le mantengan con vida. Vive porque lleva a cabo un servicio útil que las personas pagarán para que realice. Vive porque cualquier persona, en cualquier sitio puede hacer funcionar una copia de su código. Vive porque todas las copias que están funcionando hablan constantemente entre ellas. Vive porque si una copia cualquiera es corrompida queda descartada, rápidamente sin ningún alboroto. Vive porque es radicalmente transparente: todo el mundo puede ver su código y ver exactamente lo que hace."

- Ralph Merkle


Si bien Bitcoin es en efecto radicalmente transparente, no es perfectamente obvio dónde Bitcoin empieza y dónde termina. Como todos los seres vivos, Bitcoin no solo es una masa viscosa y  uniforme de materia. Es un ser vivo, dinámico que consiste en muchas partes, todas las cuales se comunican e influencian entre ellas, así como con otros seres vivos y el entorno en su totalidad.

El organismo de Bitcoin está hecho de numerosas partes entrelazadas que trabajan juntas para asegurar la supervivencia del conjunto. Igual que con los organismos biológicos, en el momento en que falta una parte crucial, el organismo entero está destinado a morir.

Bitcoin es, sin embargo, una bestia extraña. Vive a través de diferentes dominios, con un pie en el reino puramente informacional (ideas y código) y otro pie en el reino físico (personas y nodos).


El organismo de Bitcoin se manifiesta propiamente a través de la interacción de ideas, código, personas y nodos. Éstas cuatro piezas conceptuales reaccionan y se influencian las unas entre las otras en un circuito de retroalimentación generador de valor que mantiene a Bitcoin vivo.

Tanto si la gente forma parte del organismo de Bitcoin, o si vive meramente en simbiosis con él, depende de tu punto de vista. Por ahora, tomemos una vista general del organismo de Bitcoin, incluyendo a la gente como parte del todo. Al fin y al cabo, del mismo modo que no podemos vivir sin multitud de bacterias, hongos, virus y otros bichos horripilantes que forman el microbioma humano, Bitcoin no puede vivir sin nosotros: los pequeños seres en el mundo real que lo mantienen vivo.

En cualquier caso, los nodos y sus operadores son entes tangibles que se manifiestan en el mundo físico. Como las células de tu cuerpo, todos los componentes físicos del organismo de Bitcoin pueden ser y serán reemplazados con el tiempo. Los operadores de nodos van y vienen, el hardware de los nodos y la minería se reemplaza periódicamente, e incluso granjas de minería enteras se desconectan de la red y son sustituidas por instalaciones más rentables.

Las ideas y el código son más etéreos, No pueden ser comprendidos ni advertidos de la misma manera. Pese a esto, Bitcoin tiene una esencia, el alma del organismo, si quieres. Fíjate en que esta esencia podría, en teoría, insuflar vida en un nuevo huésped si la encarnación actual del organismo muere. El fantasma de Bitcoin es independiente de su cuerpo físico, para tomar prestada una metáfora de Ghost in the Shell de Shirow.

Siempre y cuando una cosa sea compatible con esta esencia, ésta será tratada como parte del todo. Si alguna cosa es incompatible, sin embargo, será rechazada. - exactamente igual que los organismos biológicos rechazan objetos extraños dentro de sus cuerpos.

Parte de esta esencia se hace explícita mediante las normas de consenso de Bitcoin, otras partes se repiten como mantras: "si no tienes las llaves, no tienes bitcoin" y "pon en marcha tu propio nodo" son recordatorios amables de lecciones aprendidas, así como atajos a una comprensión más profunda de lo que Bitcoin es y debería ser.

Con una idea básica de los integrantes y la extensión del organismo de Bitcoin en mente, volvamos a la definición descriptiva de la vida anterior y veamos como Bitcoin encaja con cada rasgo.


  • Crecimiento: Bitcoin crece de múltiples formas. La red crece, el valor de cada bitcoin crece, el mercado crece, su base de usuarios crece y el ecosistema como conjunto crece también.
  • Reproducción: Paradójicamente, Bitcoin usa la replicación para crear la escasez absoluta. Se reproduce él mismo de múltiples formas y en múltiples niveles: el código fuente se replica por los repositorios, el software se copia a sí mismo al instalarlo, el libro mayor se reproduce en cada nodo, los bloques se propagan por la red replicándose, e incluso los UTXOs se puede entender como entes reproductivos, dividiéndose y juntándose durante el proceso de transacción. Las mutaciones también existen en todos los niveles: transacciones inválidas, bloques inválidos, cientos de bifurcaciones, y miles de copias imperfectas han sido engendradas por Bitcoin en los últimos años.
  • Herencia: Bitcoin hereda algunos rasgos de sus predecesores: criptografía de llaves públicas, firmas digitales, redes peer-to-peer, el timestamping digital y la costosidad infalsificable. - para mencionar unos pocos. Además, la naturaleza abierta de Bitcoin habilita la transferencia de genes en vertical y horizontal: algunos rasgos se desarrollan mediante mutaciones graduales de versiones previas, otros encuentran su camino hasta el codebase incorporando ideas de otros proyectos.
  • Homeostasis: Por encima de todo lo demás, las normas de consenso de Bitcoin son las responsables de sus estables condiciones internas. Si los bloques no se adhieren a las normas de consenso actuales, serán rechazados sin piedad y rápido. La red Bitcoin se deshará de estos bloques igual que nos despojamos de las células muertas de nuestra piel.
  • Metabolismo: Los rigs de minería alrededor del mundo mantienen el organismo vivo, levantando virtualmente muros impenetrables en el proceso. La energía es transformada en ámbar digital, haciendo seguro que el escudo alrededor de las transacciones pasadas crece y el corazón de Bitcoin sigue latiendo.
  • Celular: Múltiples partes de Bitcoin son celulares: la red Bitcoin consiste en nodos, cada uno de los cuales, una entidad auto-sostenible, funcional. El libro mayor es celular ya que los bloques (transacciones) son básicamente células en una gran hoja de cálculo de solo-agregar.
  • Capacidad de respuesta: Bitcoin es un organismo con una gran capacidad de respuesta. Responde a cambios en el precio, cambios políticos, cambios económicos, cambios en el entorno (p.ej. si partes de internet son cortadas), cambios tecnológicos (p.ej. grandes avances en fabricación de chips) y cambios en nuestra comprensión científica (p.ej. grandes avances en informática, matemáticas o criptografía). Reacciona por sí solo, sin ninguna persona, empresa o nación-estado al cargo.

Como se ha mencionado anteriormente, la vida es un proceso, no una sustancia. Un baile delicado de innumerables partes, todas mandando señales y comunicándose en una intrincada forma de auto-sostener cada organismo y el fenómeno que llamamos vida como un todo.

"La vida es como el fuego, no el agua; es un proceso, no una sustancia pura.[...] La prueba de vida más simple, pero no la única, es encontrar algo que está vivo."


En las palabras del astro biólogo Chris Mckay, la prueba de vida más simple es encontrar algo que está vivo. He encontrado Bitcoin, y hasta dónde puedo contar, está vivo - por todas las razones expuestas anteriormente.

Conclusión

Bitcoin encaja en todos los aspectos cuando se trata de las características de los seres vivos: crece, se reproduce, hereda y transmite rasgos, usa energía para mantener una estructura interna estable, es de naturaleza celular, y responde a los distintos entornos donde habita.

En la siguiente parte de esta serie vamos a analizar más de cerca estos entornos, y cómo Bitcoin responde a cambios ocurridos en ellos. Bitcoin vive y respira en internet, como bellamente dijo Ralph Merkle. Pero, plausiblemente, internet no es el único entorno donde habita actualmente.

Por ahora, espero haberte convencido de que Bitcoin puede ser visto como un ser vivo - podría ser alienígena también.


Traducido al español por Bob.

Esta publicación está registrada bajo la licencia CC BY-SA 4.0.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El Polvo Mágico de la Criptografía